La mejor forma de ganar salud es mantener unas encías sanas, protegerlas no solo es por estética o para asegurarnos no perder ningún diente. Los problemas en las encías pueden afectar a nuestro corazón o disminuir las defensas si no los frenas.

Encías sanas
Sonrisa perfecta

¿Por qué se inflaman las encías?

Los problemas más comunes son cuando la boca esta llena de bacterias y en constante contacto con la comida, sino se mantiene limpia los residuos se acumulan en los dientes formando lo que llamamos sarro o placa dental.

La gingivitis es cuando esta suciedad permanece sobre los dientes y encías, el cepillo no puede eliminarla y sino lo arreglamos, comienza a introducirse entre ambas zonas produciendo la inflamación de las encías. Al principio es una inflamación leve que se puede eliminar con el cepillo dental o el uso del hilo dental a diario. En algunas ocasiones esto causa sangrado o dolor.

La piorrea se origina cuando no se trata el sarro como es debido, la leve inflamación puede derivar en periodontitis o piorrea. Cuando alcanzamos este segundo grado de inflamación significa que la suciedad se introduce en la raíz del diente y si evoluciona puede destruir el hueso que sujeta el diente.

Encías sanas en 5 días.

Algo clave para la prevención de los problemas de encías es cuidar la boca a diario, el cepillado es fundamental. Hay que cepillarse los dientes después de cada comida, mínimo durante 2 veces al día y durante unos 2 minutos cada cepillado.

La pasta de dientes es conveniente utilizar una con flúor para evitar las caries y la sensibilidad dental. La intensidad en el cepillado no debe ser fuerte para no dañar las encías, los filamentos del cepillo mejor que sean suaves y finos para llegar a todas partes.

La posición del cepillo de dientes tiene que ser de unos 45 grados entre el diente y la encía haciendo pequeños movimientos circulares en cada diente.

Alimentos para unas encías sanas.

Existen alimentos que protegen la saluda bucal y otros que la dañan. El café, el té, las bebidas de cola, chocolate, remolacha y otros alimentos contienen colorantes artificiales o naturales que pueden manchar los dientes. Los alimentos ácidos y las bebidas de gas también perjudican el esmalte si se abusa de ellos.

También masticar los alimentos crudos como las frutas y verduras es bueno porque estimula dientes y encías. Además las vitaminas A y C ayudan a que no sangren las encías, y los alimentos con calcio fortalecen los dientes.

Deja un comentario