Debemos educar a nuestros hijos para conseguir una alimentación saludable y de como elegir los mejores alimentos de la temporada. Tenemos que conseguir que la compra sea un espacio en el que los niños y adultos disfruten, además de adquirir buenos hábitos alimenticios.

Alimentación saludable para niños
Alimentación saludable.

Los hábitos para una alimentación saludable consiste para comenzar en la elección de los alimentos. Los niños deben alimentarse bien, tomando la mayor variedad de alimentos posibles, sobre todo verduras, frutas, carnes y lácteos , todos estos ayudarán a su crecimiento y desarrollo.

Cuando el niño no quiera cierto tipo de alimento podemos preparar zumos que oculten algunas frutas y verduras. Si compramos alimentos frescos en vez de precocinados estaremos haciendo una gran aportación a la buena salud de nuestros hijos.

Estableceremos unas reglas con los niños antes de ir al supermercado. Los niños que ya sepan leer pueden ayudarnos a seleccionar cupones descuento o mirar las ofertas en el mercado.

Planificación de comidas para niños.

La planificación de las comidas infantiles debe ser la correcta, tenemos que contar con arroz y pasta en muchas versiones. La buena alimentación para los niños está determinada por su variedad, así que tenemos que comprar por ejemplo muchos tipos de pasta como macarrones, lazos, espaguetis, etc.

Además de elegir distintas variedades de arroz como el arroz bomba, basmati, integral, etc. En el supermercados hay una amplia variedad para elegir, incluso en grandes superficies hay paquetes de 5kg de comida para almacenar. La clave para ahorrar y cocinar es tener una buena reserva de estos alimentos básicos y saludables.

El objetivo de todo esto es que los niños se sienten partícipes de la elección de las comidas, así comerán mucho mejor y con una mayor variedad de platos.

Algunas normas básicas alimentación para niños.

Tenemos que conocer las necesidades alimenticias de nuestros hijos, hay que pensar en que periodo de crecimiento se encuentran y asignarles los alimentos que les aporten los nutrientes adecuados.

Hay que considerar que la comida debe ser completa y variada, para educar su paladar y que no tenga problemas de alimentación. Para planificarnos podemos dividir las comidas de los niños en categorías, comenzamos por el desayuno y merienda, después seguir con las comidas y cenas.

Un sitio conflictivo del supermercado es la zona de la bollería, dulces y chucherías. Si no pensamos comprar nada mejor evitemos esta zona o dejar a nuestro hijo elegir solo dos productos de esta zona.

La cena podemos basarla en verduras, frutas y pescado. Las verduras y fruta contienen vitaminas necesarias para el buen crecimiento, además el pescado contiene fosforo y grasas para el buen funcionamiento de nuestro cerebro.

La fruta siempre los atrae más, podemos comprar la fruta de temporada, les aportaremos lo necesario durante cada estación del años, con el mejor sabor, atractivos colores y al mejor precio.

Deja un comentario